Consulta Inmuebles de Interés Cultural
Provincia: Clasificación:
Cantón:
Distrito:

UBIQUE EN EL MAPA
NOTICIAS

Noticias

RSS

Rss

Buscar Mas Ayuda en el Buscador

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Centro de Investigación y Conservación

 

 

 

 

del Patrimonio Cultural

 

 

 

 

Ministerio de Cultura, Juventud y Deportes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PROYECTO

 

 

 

 

INVENTARIO ARQUITECTÓNICO

 

 

 

 

DE LA CIUDAD DE GOLFITO,

 

 

 

 

PROVINCIA DE PUNTARENAS

 

 

 

 

NOVIEMBRE DE 2000.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

JUSTIFICACIÓN.

 

Golfito es una ciudad formada por iniciativa de una empresa transnacional denominada Compañía Bananera de Costa Rica, que ubicó sus plantaciones en un terreno montañoso, apartado de cualquier otra población, en el litoral del pacífico, con características geográficas naturales idóneas para puerto de embarque, facilitándosele de esa forma el transporte para su exportación.

 

La United Fruit Company venia cultivando y exportando banano en Limón desde finales del siglo XIX.  Con la firma de los contratos bananeros de la década de 1930 se estableció la posibilidad de su paso al Pacífico Sur, ya para esta fecha, por las leyes anti trust, la UFCO pasó a operar con el nombre de Compañía Bananera de Costa Rica.  En el contrato de 1934 se permitió el establecimiento en Quepos y con el de 1938 se inició la construcción de la División de Golfito.  Por ello se utiliza en este trabajo esa fecha como límite temporal inferior.

 

Como límite temporal superior se establece 1985, momento en que la Compañía abandonó las plantaciones bananeras de Golfito, dándose a partir de ese momento una serie de transformaciones en la vida y costumbres de sus pobladores, las cuales inciden en el aspecto urbano de la ciudad, ya que al pasar las edificaciones de manos de la Compañía a particulares, sus nuevos propietarios comienzan a adaptarlas a sus necesidades y gustos propios, iniciándose un proceso de pérdida de la homogeneidad y armonía del paisaje urbano del sector de la ciudad en estudio.

 

Espacialmente este trabajo se ubica en la ciudad de la Compañía por considerarla urbanísticamente hablando una ciudad diferente a las demás costarricenses, ya que en los otros sectores del país en que hubo enclaves bananeros, a excepción de Quepos, estos se instalaron donde ya existía un trazo urbano, por el contrario, Golfito nació al calor de las instalaciones bananeras, dándole sus propietarios el trazo urbano que consideraron beneficioso para su desarrollo económico y social.

 

El plano de Golfito muestra dos tipos de tramas urbanísticas, la utilizada por la bananera en esta población y la del pueblo civil, similar a cualquier otra población costarricense.

 

Por eso consideramos pertinente inventariar esta sección de la ciudad de Golfito con miras a conservar los sectores que aún presenten las características propias con que se originó esta singular ciudad.

 

 

OBJETIVO GENERAL.

 

Realizar un inventario arquitectónico de las edificaciones y los conjuntos arquitectónicos más representativas de la antigua ciudad bananera de Golfito, su estado de conservación y características constructivas con el fin de detectar los inmuebles de valor patrimonial.

 

 

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

 

1-       Inventariar las edificaciones de los barrios Alamedas, Parroquial, Bella Vista y kilómetro 1 de la ciudad de Golfito.

 

2-       Identificar en forma precisa las edificaciones y conjuntos de valor patrimonial de los barrios Alamedas, Parroquial, Bella Vista y Kilómetro 1.

 

 

META

 

Elaborar un registro de los inmuebles de la zona en estudio a través de fichas, fotografías y planos.

 

Obtener un mínimo de 300 fichas de edificios inventariados.

 

 

SÍNTESIS DEL DESARROLLO HISTÓRICO

URBANÍSTICO DE GOLFITO

 

Hist. Ana Luisa Cerdas Albertazzi.

 

Golfito, la ciudad conocida con este nombre, tiene una historia bastante reciente que se remonta al inicio de la década de 1940.

 

Esta ciudad, hasta la firma del contrato bananero con la Compañía Bananera de Costa Rica en 1938, fue un punto geográfico prácticamente despoblado, montañoso y selvático, localizado en un bello y apacible golfo.  Escogido, por sus condiciones geomorfológicas, como el lugar para ubicar el centro de operaciones administrativas y comerciales de la naciente División de Golfito de la C. B. de C. R. (subsidiaria de la empresa transnacional United Fruit Company), sufrió grandes transformaciones a partir de 1939.  En este año se inició la construcción tanto del muelle, del ferrocarril, como de la "ciudad bananera" que ahí se estableció.

 

A partir de 1939 se inició, por tanto, la historia de esta "Ciudad Bananera" que se caracterizó por ser el centro de operaciones de un enclave bananero.  Su propietaria, la C. B. de C. R., la planificó espacial y socialmente siguiendo sus necesidades de operación y rendimiento económico.

 

1-     ANTECEDENTES HISTÓRICOS DE GOLFITO:

 

Los primeros contactos de los españoles con el litoral del Pacífico Sur de Costa Rica se dieron en las primeras décadas del siglo XVIcon expediciones procedentes de Panamá.  Gil González Dávila recorrió por tierra parte de este territorio estableciendo contactos con poblaciones indígenas asentadas en la región, para denominarlas se recurrió al uso de los nombres de sus caciques; así, entre otras y rondando nuestra área de estudio, estaban: Guaycará, Osa, Coto, Burica, Borucac.  En la zona que actualmente ocupa la ciudad de Golfito no se registran evidencias de la existencia de asentamientos humanos precolombinos ni durante el período de contacto.

 

La evidencia más remota de un caserío cercano a la zona del actual Golfito se remonta al denominado Puntarenitas (islote al frente de Golfito) en el Golfo Dulce que más tarde se llamó Santo Domingo.  Estuvo poblado en un principio por 88 habitantes procedentes de Chiriquí.

 

Durante finales del siglo XIX y principios delXX se llevaron a cabo una serie de expediciones a la región del Pacífico Sur, incluida la del Golfo Dulce.  Unas de las visitas más importantes fueron las de Bernardo Thiel en 1884 y 1890; de Pedro Pérez Zeledón en 1887; de Henry Pittier en 1896; de Elías Leiva en 1907, y de Francisco María Núñez en 1914.

 

Las condiciones de vida de los pobladores eran bastante precarias, tanto en condiciones sanitarias como en cuanto a su pobreza.  En 1910 se trasladaron los 44 ranchos que había en Santo Domingo de Golfo Dulce a Puerto Jiménez por considerarse que reunía mejores condiciones sanitarias y naturales para puerto.  Ante la pobreza de su gente el Gobierno le dio a cada propietario de rancho cincuenta colones para el traslado.

 

Puerto Jiménez fue creciendo paulatinamente, ya en la década de 1910 se estableció un servicio regular de cabotaje con Puntarenas y con otras poblaciones de la región.

 

2-     EL NACIMIENTO DE GOLFITO:

 

El cultivo del banano se inició en Costa Rica, a finales del siglo XIX, a raíz de la construcción del ferrocarril al Atlántico y en torno a la habilitación de esas tierras.  Limón fue la primera zona productora de banano y esta actividad estuvo controlada prácticamente por el monopolio de la United Fruit Company (UFCO) luego de una serie de movimientos financieros: fusiones, quiebras, etc. que no viene al caso profundizar aquí.

 

El agotamiento de las tierras, la enfermedad de Panamá y la sigatoka incidieron en que la producción bananera en Limón fuera declinando desde mediados de la segunda década del siglo XX.  Sin embargo, son de menor peso estas causas, para el traslado de la empresa al Pacífico Sur, que su carácter monopolista.  El interés por controlar las áreas productivas del Pacífico y acceder más fácilmente al mercado oeste de los Estados Unidos motivó el traslado de las actividades bananeras al Pacífico Sur.  Hecho que se comenzó a delinear en el contrato bananero de 1930, se inició con el de 1934, a raíz de la cual la empresa inició sus operaciones en Quepos, y fue pleno en el de 1938; este último permitió las operaciones bananeras en el Pacífico Sur, más específicamente de la División de Golfito.  En el caso de Panamá este traslado se produjo antes que en Costa Rica, al establecerse la División Chiriquí en 1927.

 

Golfito, como población, nació con el inicio de las actividades de la Compañía Bananera de Costa Rica en la región del Pacifico Sur.  Con características idóneas para puerto fue la zona escogida por esa compañía para ubicar su centro de operaciones y puerto de embarque de bananos.  La United Fruit Company (al establecerse en la región del Pacífico Sur esta compañía operó con el nombre de Compañía Bananera de Costa Rica) había llevado a cabo estudios geomorfológicos en la "zona sur" desde principios del siglo XX y había determinado que la mejor localización para establecer el puerto era la zona en la que, en la década de 1940, construyó Golfito.

 

Desde la contratación bananera de 1930 -la primera contratación en que se planteó la posibilidad de trasladar la explotación bananera al Pacífico Sur-, se estableció que si el Gobierno en el plazo de cinco años no construía un puerto en la costa oriental del Golfo Dulce, que tuviera la capacidad para exportar bananos, la Compañía Bananera estaría en posibilidad de hacerlo. En la contratación bananera de 1938 se dice que "... dentro del plazo de cinco años, contado desde el día en que este contrato sea ley de la República, la Compañía construirá por su cuenta, en el lugar de su elección, en la Costa del Golfo Dulce, un puerto de servicio público, con su respectivo muelle o muelles, faros, boyas y demás accesorios, los cuales serán administrados, mantenidos y explotados por la Compañía durante el término de este contrato".

 

Este contrato, firmado en 1938, tenía una vigencia de cincuenta años, por lo tanto debía finalizar en 1988, tres años después de que la Compañía hiciere abandono de la zona, en 1985.

 

Una vez que se firmó esta contratación de 1938, la Compañía se abocó a la construcción del muelle, de la red ferroviaria y, en general, de toda la infraestructura de lo que sería la sede administrativa y centro de operaciones de la División de Golfito de la Compañía Bananera de Costa Rica.

 

La Compañía planeó y diseñó la distribución espacial y urbana de Golfito adecuándola a la topografía de la región, la cual condicionó una trama longitudinal de terrazas niveladas para ubicar las edificaciones y calles paralelas al litoral.  Esta trama contrasta con el patrón de cuadrícula urbana, predominante en el resto del país y en el pueblo civil de Golfito -de construcción posterior-; patrón de cuadrícula en el que se hace presente la herencia de las disposiciones coloniales.  En la trama urbana de la "ciudad bananera" es evidente que no existió interés en tratar de establecer la cuadrícula en ninguna de las diferentes zonas en que ésta se conformó.  Su trama longitudinal de terrazas adaptadas a los niveles de la topografía no presenta un patrón simétricamente estructurado.

 

Así mismo, la Compañía -en su condición de empresa que establece un enclave- diseñó las diferentes construcciones que albergaron los edificios administrativos, viviendas para los trabajadores de diferentes oficios, el personal administrativo y gerencial, los talleres y demás tipos de inmuebles, todo ello desde su centro de operaciones en los Estados Unidos.  Señala Carlos Camacho que la zona americana "con áreas verdes, con significativas separaciones de las viviendas por amplios y bucólicos jardines tropicales, carreteras sinuosas pavimentadas, colores blanco o tonos muy claros y una estilística de colonia británica en los objetos arquitectónicos es fácilmente reconocible y perfectamente codificada en el sistema de signos del enclave".  Las características arquitectónicas predeterminadas desde las oficinas centrales de la empresa obedecen y siguen el patrón presente en otras zonas de enclave, tanto en nuestro país (Limón, Quepos) como fuera de este (zona del Canal de Panamá).  De acuerdo con el arquitecto Miguel Herrera, desde el punto de vista arquitectónico, en los inmuebles administrativos y habitacionales la Compañía introdujo una tipología caracterizada por su respuesta a un medio lluvioso y cálido, y cuyas diferencias estaban determinadas por factores socio-laborales evidenciadas en la cantidad de aposentos y en sus dimensiones.

 

El sitio escogido por la Compañía Bananera para ubicar la población de Golfito era prácticamente una montaña selvática que fue transformada y adaptada para asentar la ciudad; únicamente había "tres pequeños ranchos indígenas en esta bella y protegida rada".  Se volteó montaña, se dinamitó, rellenó y, en general, se removieron y acomodaron tierras para darle la configuración actual al terreno que sirve de asiento a Golfito.  Al mismo tiempo que se construía el ferrocarril que uniría el muelle con las fincas bananeras de Palmar, en Golfito "se levantaban el muelle, talleres, edificios de materiales, residencias para empleados y los patios de cambios de ferrocarril".

 

Como base de operaciones se tuvo temporalmente a Puerto Jiménez, mientras se construían las edificaciones necesarias.  En Golfito, y a lo largo del trazado de la vía férrea, se hicieron campamentos provisionales de "ranchos pajizos y crudas construcciones de madera" para los trabajadores de las diferentes cuadrillas.  Éstos laboraban en la construcción de la infraestructura necesaria con la finalidad de instalar las edificaciones de la ciudad e iniciar las operaciones para la exportación del banano.

 

En noviembre de 1939 se habilitó el "punto llamado Golfito, en la costa sur del mar Pacífico, como puerto sujeto en lo fiscal a la Aduana de Puntarenas".  En julio de 1941 se habilitó Golfito como puerto para el comercio de altura.  En ese año se terminó, en abril, la construcción del muelle y, en marzo, la del ferrocarril de Golfito - Palmar - Esquinas, con una longitud de 87,7 kilómetros.

 

La gran actividad que implicó el transformar la zona, construir la infraestructura necesaria, poner a producir las fincas y exportar el banano requirió la concurrencia de miles de trabajadores que arribaron a la zona procedentes de casi todos los cantones del país también del extranjero, principalmente nicaragüenses, panameños y del resto de Centroamérica.  Para 1950, de acuerdo al Censo de esa fecha, la población urbana del cantón de Golfito era de 4.256, de los cuales más del 98 % eran inmigrantes.

 

Como se ha expuesto, la construcción de la ciudad de Golfito se inició paralelamente con la del ferrocarril y el muelle -no hay que perder de vista que el objetivo primordial de la construcción de Golfito fue la comercialización del banano y que toda su infraestructura estuvo en función de ello- por lo que cualquier construcción es de 1940 en adelante.  Los primeros ranchos y campamentos para trabajadores posteriormente fueron reemplazados por los barracones de la llamada "zona gris".  Las edificaciones de las oficinas administrativas y las viviendas de los empleados altos y medios, se fueron construyendo rápidamente según las necesidades de operación y, en general, de las actividades de la exportación bananera.

 

Muchos de los materiales de construcción que utilizó la empresa provenían de Puerto Castilla, Honduras, en donde se estaba desmantelando la División ahí establecida.  Eran estructuras de metal para las instalaciones portuarias y ferroviarias; madera para las construcciones administrativas, servicios y viviendas, así como maquinaria y equipo necesario para sus operaciones.

 

Mucha de la madera de las edificaciones es de pinotea o pino negro proveniente de Honduras y también hay de pino traído de Alabama.  Esta era madera tratada especialmente para enfrentar las duras condiciones del clima en que se utilizarían.

 

3-     LA CIUDAD BANANERA DE GOLFITO:

 

Golfito, desde su constitución, estuvo estructurado en tres zonas habitacionales claramente definidas, las cuales se construyeron sincrónicamente.  Las viviendas de estas tres zonas, a pesar de las grandes diferencias en cuanto a tamaño, distribución y servicios, se caracterizan por ser de madera, de dos pisos, el piso de la planta baja es un planché de concreto y el techo es de zinc.

 

La densidad que presenta cada uno de estos tres sectores habitacionales es altamente contrastante entre sí.  Ello está determinado por factores socio-laborales, encontrando mayor densidad en el barrio obrero, y disminuyendo hasta llegar al sector de la "zona americana", donde residían los gerentes y profesionales, que se caracteriza por tener amplias áreas verdes con jardines cuidados y planificados armoniosamente y las casas ubicadas en el medio de estos.  En el barrio obrero o Zona Gris las áreas verdes son mínimas y las casas son gemelas y muy pequeñas.

 

Si bien no se tienen fechas exactas de la construcción de cada inmueble, si se puede afirmar que para 1945 las llamadas Zona Blanca y Zona Amarilla en su mayoría ya estaban concluidas.  Unas casas más que se hayan construido posteriormente no vinieron a alterar sensiblemente el paisaje urbano que la Compañía había diseñado y construido para esa época.  La Zona Gris es la que ha experimentado más cambios a lo largo de su historia, debido a las transformaciones que la empresa tuvo que ir haciendo en las viviendas de los trabajadores para cumplir con los arreglos y convenciones laborales a partir de la década de 1960 y principalmente de 1970.

 

A continuación se mencionan algunas de las características habitacionales de estas tres zonas originales de la "ciudad bananera":

 

1- "Zona Americana" que posteriormente se llamó Barrio Alamedas, también se le denominó "zona blanca" por el color de las casas de habitación.  Era la zona  en donde vivían los altos jefes de la Compañía, generalmente estadounidenses y algunos de nacionalidad costarricense.

 

En esta zona las viviendas son las de mayor tamaño.  De dos pisos, el área de uso familiar, con capacidad para alojar cómodamente una familia mediana, se ubica en el segundo.  Tenían, generalmente, tres dormitorios amplios, cocina, sala comedor, corredor y dos entradas, una principal y otra de servicio.  El primer piso solía tener una habitación para el servicio doméstico, cuarto de pilas, bodega y área abierta multiuso.  Se caracterizaban por ser de madera con amplias ventanas protegidas con cedazos y áreas abiertas tipo corredor; por estar rodeadas de jardines y áreas verdes, no tener divisiones o cercas entre las casas y recibir un mantenimiento esmerado y servicio de jardinería por parte de la empresa.

 

Refiriéndose al fuerte contraste que se da entre las tres zonas de la "ciudad bananera" Carlos Camacho señala: "Los espacios de la Zona Americana de Golfito evidencian la oposición entre estos y los de la Zona Amarilla y de la Zona Gris, del trópico exuberante se pasa al calor sofocante de los barrios obreros bananeros".

 

Esta zona contaba,  para su uso exclusivo, con piscina y áreas de esparcimiento, cancha de golf, sala para proyección de películas y un club social.  También tenía un almacén tipo tienda o "comisariato" al que sólo con un "pase" especial se podía acceder, si no se vivía en esta zona.

 

Se ubica en esta zona el hospital, los edificios administrativos más importantes y algunos talleres y servicios requeridos por el hospital.

 

El acceso a esta zona era restringido y para asistir al hospital y a cualquier lugar de ella, el trabajador y sus familiares debían contar con un pase especial.  Había una cadena cerca del hospital para impedir el libre paso.  Esta restricción fue eliminada a finales de la década de los años cincuenta por intervención gubernamental y con ocasión de la instalación del colegio al extremo norte de esta zona, en terrenos estatales.

 

2- "Zona Amarilla": denominada así por el color de las viviendas, posteriormente se le llamó Barrio Parroquial por estar ubicada en ella la iglesia católica, asistida por franciscanos.  Las casas estaban destinadas a trabajadores que ocupaban jefaturas intermedias, puestos administrativos de rango medio, que generalmente eran costarricenses.

 

Las casas fueron planeadas para albergar una sola familia.  Tienen una cercana similitud con las de la zona blanca pero son menores y con áreas verdes mucho más reducidas.  Las casas son de dos pisos, las ventanas estaban protegidas por cedazos.  En espacio ocupado es la zona más reducida de las tres de esta "ciudad bananera".

 

El acceso a esta zona también fue restringido y se debía obtener un pase autorizando su permanencia en el lugar, la empresa tuvo que eliminar esta disposición al igual que en la zona americana.

 

3- La "Zona Gris" era la zona destinada para las viviendas de los trabajadores, está ubicada frente al muelle y los talleres; era llamada así por el color con que se pintaban estas casas.  Posteriormente se le nombró Barrio Bella Vista.  Contaba con un salón multiuso, llamado Club Latino, para hacer bailes, reuniones sociales y fiestas de los obreros; una cancha de fútbol y un Comisariato.  Aquí se manifiesta claramente el fuerte contraste que, existe en diferentes zonas, en la Zona Gris "los espacios públicos y la privacidad se reducen al mínimo, lo mismo que las obras de infraestructura" (Camacho N.)  El hacinamiento que se da en las viviendas contrasta radicalmente con los espacios sobre todo de las viviendas de la Zona Americana, pero también con las de la Amarilla.

 

En ésta se ubicaban los barracones.  Eran viviendas de 6, 8 y 12 dormitorios, con cocina aparte, destinados a trabajadores solteros, alojándose varios de ellos en cada habitación.  Sin embargo, también se alojaron en estos barracones -ante la carencia de vivienda para los trabajadores- familias enteras en cada uno de los cuartos, convirtiéndose cada uno en una especie de "cuarto redondo".  Los baños y excusados eran de uso común ubicándose en forma de batería detrás de cada barracón; para cada uno de éstos había tres servicios sanitarios y dos baños de uso comunitario.  Las habitaciones se ubicaban en el segundo nivel y en el primero estaban los aposentos que servían de cocina.  En muchas ocasiones éstos también se usaron para alojar familias.  De uso comunitario, había galerones en los que estaban los lavaderos y largas mesas que servían de aplanchadores.  El voltaje eléctrico estuvo reducido a unas cuantas bombillas por casa, cuando se instaló la electricidad.

 

Esta situación comenzó a cambiar a mediados de la década de 1960 cuando, a raíz de presiones sindicales, los barracones se comenzaron a transformar en viviendas unifamiliares, se construyeron casas gemelas para dos familias y también casas individuales pequeñas.  En términos generales, estas casas tuvieron uno o dos pequeños dormitorios -que no estuvieron protegidos con cedazos- en el segundo nivel y, en el primero, una cocina y un cuarto de baño.  Reformados así alrededor de 1982 pues antes tenían anexo un baño de uso compartido para las dos casas.

 

De las tres zonas citadas la que más transformación ha sufrido es la "gris": los barracones fueron sustituidos y/o remodelados para adaptarlos al uso familiar y no de trabajadores solos, las pequeñas áreas verdes se redujeron más.  Estas transformaciones, como se ha dicho, se dieron a partir de mediados de la década de 1960 y continuaron dándose hasta que se fue la C.B.C.R. en 1985, cuando pasaron a ser de propiedad privada individual.

 

En general, se puede decir que la Compañía Bananera tuvo el interés de mantener un diseño urbanístico armonioso en toda la "ciudad bananera" ya que, a lo largo de los casi cincuenta años en que fue la propietaria de la zona, se cuidó de no construir edificaciones con estilos disonantes.  A pesar de las grandes diferencias y contrastes sociales entre las viviendas de las diferentes zonas citadas, rasgos característicos de las construcciones así como la presencia hegemónica de la madera y el zinc, le dan una consonancia notable a la "ciudad bananera".

 

No está de más aclarar que todo este conjunto urbano perteneció a la Compañía Bananera de Costa Rica desde el momento en que se comenzó a construir y hasta 1985, cuando esta empresa dejó la zona, y vendió, traspasó, se reservó o donó -según cada caso en particular- todas las edificaciones que la componían.  Al ser un único propietario tenía la potestad de planear, modificar o conservar el paisaje urbano de la zona de manera global.  El mantenimiento de todas las edificaciones corría por su cuenta y, en general, durante todo el período fueron atendidas y conservadas en buen estado, fundamentalmente las edificaciones ubicadas en las zonas blanca y amarilla.

 

Con la salida de la Compañía -en 1985-, la fuerte crisis económica que se produjo a raíz de ella, la construcción del Depósito Libre, las casas de habitación y las demás edificaciones -ahora en manos de diferentes propietarios- comenzaron a sufrir transformaciones y deterioros notables en muchos casos.  A algunas se les cambió su uso, se les construyeron agregados, se cercaron las áreas verdes, se construyeron tapias, etc., sufriendo el paisaje urbanístico de la zona una fuerte alteración con ello.

 

Este centro de población, lo que se ha llamado aquí la "ciudad bananera", fue el núcleo de la población original y principal de la actividad bananera de Golfito.  Con el crecimiento de la actividad y el aumento de población, Golfito fue creciendo y su expansión se dio hacia el sur.

 

A principios de la década de 1950 la Compañía habilitó y construyó más casas, para los obreros del muelle y los talleres, en el sitio conocido como "Bolsa 1" ubicado en el kilómetro Uno de la línea férrea.  Las casas construidas eran de la misma categoría y estilo de las instaladas en la zona gris, sólo que aquí se redujeron aún más las áreas verdes entre las edificaciones; se da una mayor densidad de las viviendas en detrimento de las áreas verdes.

 

4-     EL PUEBLO CIVIL:

 

El nacimiento y posterior crecimiento de la "ciudad bananera", que fue una población privada y de un solo propietario, estimuló el arribo a la zona de gran cantidad de personas, que aunque no fueron trabajadores de la empresa, sí estuvieron ligados con la población en ella instalada por medio de la venta y prestación de servicios.  Eran personas que ofrecían sus servicios a los habitantes de la "zona bananera": sastres, zapateros, costureras, pulperos, cocineras, pequeños comerciantes, prostitutas, cantineros, etc., que se fueron instalando en terrenos no ocupados por la empresa, ubicados dentro de la milla marítimo terrestre, en calidad de precaristas, de arrendatarios, o poseedores de concesiones.  Así, a inicios de la década de 1940, fue naciendo el llamado "Pueblo Civil" de Golfito, ubicado aproximadamente a kilómetro y medio en la línea férrea de Golfito, a lo largo de la línea férrea y hacia el sur.

 

Las construcciones originales de este pueblo fueron muy precarias y temporales durante los primeros años de su aparición.  En contraste con la ciudad bananera, este pueblo, que fue naciendo con el paso del tiempo, no tuvo ninguna planificación previa ni unidad conceptual de diseño, fue naciendo de acuerdo a las posibilidades y disposiciones económicas, generalmente muy escasas, de sus pobladores, dándose un crecimiento espontáneo.

 

El decreto Nº 133 del 22 de julio de 1938 estableció que para la ubicación de las futuras poblaciones se reservarían de la milla marítima o de los baldíos nacionales 100 hectáreas en Golfito para distribuirlos entre los pobladores.  En el caso de Golfito esto no se dio y la Compañía adquirió en arriendo baldíos nacionales de gran tamaño sin dejar los terrenos libres para ubicar el poblado civil, llamado así por contraste con el carácter de propiedad privada de la "ciudad bananera".

 

En  agosto de 1940, ante la necesidad de asentar y formar la población civil de Golfito, el naciente Concejo Distrital de Golfito y Coto acordó pedirle al Gobierno su intervención para lograr que la C.B.C.R. cediera las llamadas Bolsa # 1 y # 2 ubicadas entre el kilómetro 1 y 1 ½ de la línea férrea.

 

En mayo de 1943 se consiguió que la Bananera traspasara al Estado la llamada Bolsa # 2 con un área de 8 hectáreas 7.046 m2.  La empresa se reservó para sí la Bolsa # 1 y ahí construyó viviendaspara sus obreros en la década de 1950.

 

En 1943, y en cumplimiento de la Ley Nº 26 del 31 de octubre de 1939, se levantó el plano de la futura población civil de Golfito.

 

En 1944 se constituyó la Cooperativa de Casas Baratas en Golfito, teniendo como finalidad "resolver el problema de falta de viviendas para los habitantes de este lugar, que por no trabajar con la principal Empresa carecen de alojamiento".

 

Problemas de coordinación entre el Concejo Municipal y el Poder Ejecutivo, falta de recursos, intereses creados y protegidos, etc., fueron atrasando la construcción del pueblo civil y fue agudizándose el problema de falta de viviendas y edificios comerciales y públicos.  Mucha de la población tuvo que recurrir a construir "chozas" provisionales, tugurios e invadir terrenos para construir sus viviendas.  Algunas personas lograban alojarse en la Zona Gris, pero podían ser desalojados ya que en el enclave era prohibida la permanecía de personas no vinculadas con la empresa.

 

En 1948 el Concejo Municipal de Golfito contrató con la C.B.C.R. la construcción de la población civil que implicaba: saneamiento, nivelación, arreglo de calles, instalación eléctrica, construcción de un muelle, cloacas.  El Concejo pagaba los costos y los materiales y la Bananera no cobraba comisión alguna.  Problemas burocráticos fueron atrasando estas obras.

 

La escasez de viviendas era alarmante.  "Esta aglomeración de gente es debida a que en Golfito no hay construcción alguna que no sea de la Compañía...".  En 1948 los terrenos para la ubicación del pueblo civil permanecían "enmontados y con unos cuantos parásitos metidos ahí".

 

En 1951 se distribuyeron los lotes de la población civil.  En 1952 la Compañía inició la medición de lotes y escrituración de las propiedades.  En esa misma fecha, Golfito aún no contaba con escuela, botica, cañería, iglesia, ni luz.  Para la construcción del pueblo civil se dispuso que se iría demoliendo lo construido, lo que estuviera en malas condiciones, en los terrenos del cuadrante del pueblo civil.

 

De lo expuesto arriba, se concluye que el pueblo civil de Golfito es posterior a 1952; tal vez alguna que otra edificación podríaser anterior a la construcción del cuadrante, pero mucho más reciente que las tres zonas originarias de la "ciudad bananera".

 

A partir de la década de 1950 se fue dando una mayor injerencia estatal en la zona y se dieron incipientes lineamientos urbanísticos para este pueblo civil.  Muchas construcciones fueron demolidas, trasladadas y reemplazadas debido a los problemas inherentes de su condición de ser ocupantes en precario y a las malas condiciones higiénicas de las mismas.  En este lugar se encuentra una diversidad de estilos y de materiales de construcción y edificaciones de más reciente edificación en claro contraste con lo que ocurre en la "zona bananera", a pesar de que ésta, desde la partida de la C. B. C. R., también está sufriendo grandes alteraciones.

 

En el pueblo civil la trama urbana de cuadrícula está presente hasta donde lo permiten las condiciones topográficas del terreno.  Por lo tanto, este tiene unas características urbanísticas y arquitectónicas bastante disímiles con la ciudad bananera y mucho más similares con otras poblaciones del resto del país.

 

Con el paso de los años el pueblo civil se fue extendiendo hacia el sur en el lugar llamado Kilómetro Dos, en donde se ubica el Cementerio de Golfito.  Este poblamiento se fue dando de manera espontánea, respondiendo a las necesidades del crecimiento que experimentaba la población del pueblo civil.

 

A finales de la década de 1950, en 1958, se construyó el Colegio Técnico Vocacional de Golfito en el extremo norte de la Ciudad Bananera.  Con esto se eliminaron los impedimentos de paso que la C. B. C. R. había establecido tanto para sus trabajadores como para las personas no ligadas a la empresa.  A la par del Colegio se construyó una pequeña urbanización del INVU, llamada La Rotonda, a finales de la década de 1950 y en el transcurso de la de 1960; destinada a población no ligada a la Compañía.  En esa misma época -década de 1960-, y en el extremo sur de Golfito, se construyó otra urbanización del INVU, en el Kilómetro Tres conocida con ese mismo nombre.  Al frente de ella se fueron construyendo una serie de tugurios, zona a la que se le denominó Hong Kong, en la actualidad se están erradicando de ahí.

 

A mediados de la década de 1970 fue naciendo poco a poco un barrio llamado San Juan, ubicado entre el Colegio y La Rotonda, este barrio también fue independiente de la Compañía Bananera.

 

Estos barrios mencionados fueron el resultado del crecimiento de la población del pueblo civil y, también, de trabajadores de la Bananera que no conseguían casas de la empresa para alojarse apropiadamente con su familia.

 

En 1977 la Compañía Bananera construyó el último barrio que ella hizo en Golfito, al que denominó Llano Bonito, destinado a trabajadores de rango medio tales como capataces.

 

Finalmente, la última barriada que se ha construido en Golfito fue la conocida como Ureña, ubicada al extremo norte del campo de aterrizaje.  Fue una toma de tierras y que en la década de 1990 se construyeron las viviendas con apoyo del IMAS.

 

Aparte de estas barriadas, en el kilómetro 5 se han ido construyendo una serie de viviendas que aún no pasan a constituirse en un barrio como tal.

 

En conclusión, Golfito surgió a raíz del establecimiento de la Compañía Bananera de Costa Rica en la región del Pacífico Sur a partir de 1938, el primer núcleo de población de esta ciudad fue la Ciudad Bananera que construyó dicha Compañía.  En las afueras de ésta, e íntimamente relacionado con la parte bananera, fue naciendo un poblado civil que no logró conformarse como poblado estructurado y urbanizado sino hasta los inicios de la década de 1950.  Posteriormente, fueron surgiendo nuevos barrios y la ciudad en general fue creciendo.  Sin embargo, su núcleo primigenio, la ciudad bananera constituida por las tres zonas mencionadas, es la que le ha dado su rasgo distintivo y la que le imprime unas características sobresalientes dentro de las ciudades del resto del país.

 

 

EVALUACIÓN DE VALOR PATRIMONIAL.

 

Este apartado permite determinar el posible valor patrimonial de cada inmueble a partir de tres categorías: Histórico, Arquitectónico o Ambiental.  La escogencia de una de ellas no es excluyente, de tal manera que un determinado inmueble puede cumplir con varias a la vez.  Si el inmueble no reúne las condiciones suficientes para ser objeto de interés histórico arquitectónico se debe marcar la cuarta alternativa, correspondiente a la casilla que indica Ninguno.

 

HISTÓRICO: Se relaciona con un acontecimiento o personaje relevante en el ámbito comunal o nacional.

 

ARQUITECTÓNICO: Se refiere al valor técnico, formal y espacial del inmueble.  Tiene que ver con su diseño arquitectónico, su solución constructiva; si es representativo de una tipología, una época o una escuela arquitectónica determinada.

 

AMBIENTAL: Se refiere al valor del inmueble con respecto al conjunto urbano en que está inmerso.

 

NINGUNO: Se refiere al inmueble que no tiene interés de valor patrimonial.

 

 

1.- ÉPOCA DE CONSTRUCCIÓN.

 

 

1939 - 1984.

 

1985 - 2000.

 

Plano 1-6 A Época de Construcción.jpg

Ampliar plano

|/js_srv/incluir_imagenzoom.htm?url=/proyectos/inventario/golfito/Plano%201-6%20A%20Epoca%20de%20Construccion.jpg&ext=imagenzoom&thumb=/proyectos/inventario/golfito/thnailz_Plano%201-6%20A%20Epoca%20de%20Construccion.jpg&title=Plano 1-6 A Epoca de Construccion.jpg&descripcion=Plano 1-6 A Epoca de Construccion.jpg 

Plano 1-6 B Época de Construcción.jpg

Ampliar plano

 |/js_srv/incluir_imagenzoom.htm?url=/proyectos/inventario/golfito/Plano%201-6%20B%20Epoca%20de%20Construccion.jpg&ext=imagenzoom&thumb=/proyectos/inventario/golfito/thnailz_Plano%201-6%20B%20Epoca%20de%20Construccion.jpg&title=Plano 1-6 B Epoca de Construccion.jpg&descripcion=Plano 1-6 B Epoca de Construccion.jpg 

 

 

2.- ESTADO DE CONSERVACIÓN DEL INMUEBLE.

 

Se refiere al estado de conservación técnico constructivo que denota la fachada del inmueble.  Se debe escoger entre cuatro alternativas:

 

BUENO: La construcción no presenta deterioro aparente en su estructura primaria o de soporte y, el deterioro de sus elementos de cierre (carpintería, repellos, yesería, pisos, etc.) no es notable.  El deterioro, si lo hubiera, podría remediarse con acciones constructivas de mantenimiento (conservación) o reparación menor.

 

REGULAR: La construcción presenta huellas de deterioro en elementos estructurales que no llegan a ser notables o están muy localizados.

 

MALO: La construcción presenta deterioro de sus partes estructurales que pueden colapsar en alguna de sus áreas, puede presentar derrumbes parciales.

 

PÉSIMO: La construcción presenta derrumbes parciales en un alto porcentaje de su totalidad, aunque aún no llega a considerarse como ruina.

 

 

 

Bueno.

 

Regular.

 

Malo.

 

Pésimo.

 

Plano 2-6 A Estado de Conservación del Inmueble.jpg

Ampliar plano

|/js_srv/incluir_imagenzoom.htm?url=/proyectos/inventario/golfito/Plano%202-6%20A%20Estado%20de%20Conservacion%20del%20Inmueble.jpg&ext=imagenzoom&thumb=/proyectos/inventario/golfito/thnailz_Plano%202-6%20A%20Estado%20de%20Conservacion%20del%20Inmueble.jpg&title=Plano 2-6 A Estado de Conservacion del Inmueble.jpg&descripcion=Plano 2-6 A Estado de Conservacion del Inmueble.jpg

Plano 2-6 B Estado de Conservación del Inmueble.jpg

Ampliar plano

|/js_srv/incluir_imagenzoom.htm?url=/proyectos/inventario/golfito/Plano%202-6%20B%20Estado%20de%20Conservacion%20del%20Inmueble.jpg&ext=imagenzoom&thumb=/proyectos/inventario/golfito/thnailz_Plano%202-6%20B%20Estado%20de%20Conservacion%20del%20Inmueble.jpg&title=Plano 2-6 B Estado de Conservacion del Inmueble.jpg&descripcion=Plano 2-6 B Estado de Conservacion del Inmueble.jpg 

 

 

3.- GRADO DE PROTECCIÓN.

 

El grado de protección que se propone tiene que ver directamente con los puntos, valor patrimonial y época constructiva.  Se refiere a su valor y antigüedad en el marco de la zona concreta sujeta a estudio.  Las variantes serían:

 

GRADO DE PROTECCIÓN I: Se refiere a los inmuebles de alto valor por la calidad de su solución arquitectónica o por considerarse ejemplos únicos o muy escasos en cuanto a su conservación.  Pueden ser o no armónicos con el entorno urbano.  En la medida de las posibilidades estas edificaciones deben ser sometidas a intervenciones de conservación o de restauración integral.

 

GRADO DE PROTECCIÓN II: Son ejemplos arquitectónicos menos notables y no excepcionales.  Ofrecen características de interés pero no a la altura de las de Grado de Protección I, debido a sus condiciones arquitectónicas menos sobresalientes o al deterioro y (o) mutilaciones que han afectado su integridad.  En estas edificaciones podrán realizarse modificaciones o alteraciones controladas, conservando sus valores de composición y volatería.

 

GRADO DE PROTECCIÓN III: Estas edificaciones no se destacan formalmente de manera singular, por no ser ejemplos notables o por ser bienes que han sufrido alteraciones prácticamente irreversibles.  Su valor es esencialmente ambiental y de acompañamiento, porque establecen relaciones armónicas con los bienes del grado de protección I y II.  Podrán ser intervenidas siempre y cuando sean consecuentes a su valor ambiental.  Es importante hacer notar que este tipo de inmuebles son los que en la práctica determinan la existencia de una zona urbana de valor histórico - arquitectónico.

 

GRADO DE PROTECCIÓN IV: Este tipo de edificaciones resultan agresivas a un ambiente urbano de valor histórico-arquitectónico; en el sentido de que establecen relaciones inarmónicas con los bienes inmuebles clasificados en los grados de protección anteriores.  Estos inmuebles pueden ser readecuados o incluso demolidos, dependiendo de los casos.

 

 

Grado de Protección I.

 

Grado de Protección II.

 

Grado de Protección III.

 

Grado de Protección IV.

 

Plano 3-6 A Grado de Protección del inmueble.jpg

Ampliar plano

 

Plano 3-6 B Grado de Protección del inmueble.jpg

Ampliar plano

 

 

4.- USO DEL INMUEBLE.

 

 

Vivienda.

 

Religioso.

 

Hospedaje.

 

Educativo.

 

Oficinas.

 

Salud.

 

Comercio.

 

Judicial.

 

Industria.

 

Comunal.

 

Bodega.

 

Sin Uso.

 

Parqueo.

 

 

 

Plano 4-6 A Uso del Inmueble.jpg

Ampliar plano

 

Plano 4-6 B Uso del Inmueble.jpg

Ampliar plano

 

 

5.- ESTADO DE CONSERVACIÓN ARQUITECTÓNICA.

 

SIN TRANSFORMAR: En la construcción no se observan modificaciones que devalúen su mensaje cultural.  Se deben tomar en cuenta las adiciones (ampliaciones), que a través del tiempo se le han hecho y que se constituyen en suma a sus valores originales.

 

POCO TRANSFORMADA: Son las pequeñas modificaciones que no afectan sus características originales pero, sí algunos detalles de su mensaje cultural.

 

TRANSFORMADA: Son modificaciones que han cambiado las características originales y (o) de valor dificultando la lectura de su mensaje cultural.

 

MUY TRANSFORMADA: La construcción ha perdido sus características y el significado de su mensaje cultural.

 

 

Sin Transformar.

 

Poco Transformada.

 

Transformada.

 

Muy Transformada.

 

Plano 5-6 A Estado de Conservación Arquitectónica.jpg

Ampliar plano

 

Plano 5-6 B Estado de Conservación Arquitectónica.jpg

Ampliar plano

 

 

TIPOLOGÍA ARQUITECTÓNICA.

 

1.     TIPOLOGÍA HABITACIONAL BANANERA.

 

Lenguaje arquitectónico introducido por la Compañía Bananera en los enclaves que tuvo en diferentes momentos y lugares en Costa Rica en general, y en Golfito en particular, desde los puntos de vista urbano y constructivo, son patrones comunes en Estados Unidos, aun hoy en día, país en donde la Compañía tenía su sede, donde fueron diseñadas y de donde trajeron parte de la madera y otros elementos.

 

Es característico de este modelo, la relación entre la vivienda y el espacio urbano, al permitir la apertura de vanos en todos los costados de la casa, hacia un entorno sin colindancias inmediatas, que además de las implicaciones espaciales permiten la circulación del viento, factores que inciden en beneficio de la calidad de vida.

 

La estructura urbana - constructiva es fácilmente reconocible: Las casas mayores, coinciden con una densidad baja, existiendo correspondencia entre tamaño de la vivienda y la densidad urbana.  En Golfito se reconocen tres zonas urbanas fácilmente identificables en estos términos socio-espaciales.

 

Son características comunes de este lenguaje arquitectónico, y de todos los "modelos" habitacionales:

 

Predominancia de edificaciones de 2 pisos

 

Ausencia de divisiones físicas entre los Inmuebles.

 

Recorridos orgánicos que se integran a una vegetación paisajísticamente controlada.

 

Formalmente es una de las expresiones arquitectónicas del período Victoriano.

 

Responde a solicitudes muy específicas de un clima tropical, riguroso en función de precipitación y temperatura.

 

La forma de los techos, concebidos para evacuar eficientemente las aguas de lluvia.

 

Presencia de ventilaciones de celosías fijas bajo la cumbrera en ambos lados, para provocar una ventilación de efecto refrescante.

 

Prolongación de los aleros en todos los costados, que ofrecen sombra y protegen de la lluvia, no solo del techo, sino de todos los vanos del nivel inferior.

 

Aprovechamiento de todos los costados disponibles para crear corrientes de aire para combatir el calor.

 

Características constructivas:

 

Construcción enteramente de madera (estructura, forros exteriores, divisiones internas, escalera, marcos, contraventanas y puertas).

 

Cubierta de hierro galvanizado a cuatro aguas con ventilaciones bajo la cumbrera.

 

Piso de la primera planta de concreto.

 

Las ventanas estaban cerradas con cedazo y contraventanas de madera y/o petatillo.

 

Uso de elementos de lamina de cobre para combatir el comején.

 

MODELOS.  En Golfito la Compañía Bananera introdujo modelos muy específicos, salvo pocas excepciones que fueron las 3 casas de los máximos jerarcas de la empresa.  Existieron otros modelos que fueron usados en los asentamientos de las fincas.

 

Durante la época de la Compañía, se realizaron modificaciones a los tipos básicos, casi siempre las modificaciones fueron estandarizadas, salvo pocas excepciones.

 

En la actualidad, la división en propiedades, las necesidades propias de diferentes actividades productivas, la necesidad de cocheras y factores relacionados con la idiosincrasia costarricense, están modificando el concepto urbano y las construcciones.

 

1A.    CASA TIPO TWOROOM.  Vivienda compartida por 2 familias.

 

Planta baja: Cocina - comedor y 1 baño.

Planta alta; 1 dormitorio cada una

 

1a.jpg

 

 

1B.    CASA TIPO K.  Vivienda compartida por 2 familias.

 

Planta baja: Cocina - comedor, sala y 1 baño.

Planta alta: 2 dormitorio cada una

 

1b.jpg

 

 

1C.    FOREMAN (capataz).  Vivienda unifamiliar.

 

Planta baja; Sala-comedor, cocina y 1 baño.

Planta alta: corredor y 2 dormitorios.

 

1c.jpg

 

 

1D.   CASA TIPO F.  Vivienda unifamiliar.

 

Planta Baja: Cocina, comedor, pilas, cuarto y baño de servicio.

Planta alta: 3 dormitorios, 1 baño y área de estar.

 

1d.jpg

 

 

1E.    TIMEKEEPER.  Vivienda unifamiliar

 

Planta baja: Dormitorio y baño de servicio, pilas.

Planta alta: Sala -comedor, cocina y 2 o 3 dormitorios

 

1e.jpg

 

 

1F.    "BACHES" (BACHELOR’S).  (Alojamientos para solteros).

 

Construcciones de un piso sobre pilotes.

Consisten en módulos de dos habitaciones que comparten un baño y un área cocina-comedor-estar.  (Las habitaciones eran compartidas por varias personas).

Hay baches de 2, 3 y 4 módulos.

 

1f.jpg

 

 

2.    Tipología Bananera Administrativa y de Servicios.

 

Desde el punto de vista formal y constructivo, estos inmuebles tienen las mismas características de las habitacionales.  En algunos pocos se utiliza metal en la estructura primaria.  Existen de uno y dos pisos.

 

En este grupo se incluyen los inmuebles destinados al comercio, iglesias, hospital, las oficinas administrativas, etc.

 

Desde el punto de vista urbano, continua el patrón de crear "espacios jardín" entre los edificios.

 

La ubicación de estos inmuebles es paralela al litoral, a la montaña y a la línea del tren, lo cual define un eje de desarrollo urbano que es natural desde el punto de vista funcional, que es barrera entre el sector habitacional y el sector ferroviario y portuario.

 

2a.jpg

 

2b.jpg

 

 

3.    Tipología Bananera Portuaria y Ferroviaria.

 

Lenguaje arquitectónico industrial, originado en el período en que converge el racionalismo y la Revolución industrial.

 

El inicio de la actividad ferroviaria es uno de los principales elementos que definen este período, presente también en Costa Rica.

 

Algunos inmuebles relacionados con esta actividad, pertenecen al mismo lenguaje descrito en la tipología habitacional, pero construidas en ocasiones con estructura de metal, en uno y dos pisos.

 

3a.jpg

 

3b.jpg

 

 

4.    Infraestructura Popular No Bananera.

 

Se incluyen en este grupo, algunas edificaciones que se encuentran entre los límites de la "ciudad bananera".

 

Algunos corresponden al período de la Compañía, otras fueron construidas posteriores a 1985.

 

Estas tipologías están presentes en todo el país, y han sido descritas en los anteriores

inventario en cuanto a:

No muestra vínculos con lenguajes arquitectónicos definidos.

Criterio de economía en su desarrollo.

No corresponde a ningún período cronológico particular.

No tiene función definida, abunda en viviendas, comercio, pequeña industria, etc.

 

5.    Tipología internacional contemporánea.

 

Esta tipología ha sido introducida en la "ciudad bananera" después de la salida de la Compañía, en 1985.  En los inventarios previos ha sido ubicada a partir de 1970.

 

Uso de tecnologías actuales.

 

Libertad de composición volumétrica.

 

Uno o varios pisos.

 

5.jpg

 

 

 

1a. Casa tipo tworoom.

 

Casa Tipo E, Vivienda Unifamiliar.

 

1b. Casa tipo K.

 

Casa Modelo único o especial vivienda unifamiliar.

 

1c. Foreman (Capataz).

 

Tipología Bananera Administrativa y de Servicio.

 

1d. Casa tipo F.

 

Tipología Bananera Portuaria y Ferroviaria.

 

1e. Timekeeper.

 

Tipología Bananera Portuaria y Ferroviaria actual.

 

1f. Baches.

 

Infraestructura Popular no bananera.

 

Barracón modificado.

 

Internacional.

 

Plano 6-6 A Tipología Arquitectónica.jpg

Ampliar plano

 

 Plano 6-6 B Tipología Arquitectónica.jpg

Ampliar plano

 

 

Coordinadores:

Yanory Álvarez Masís

Ana Luisa Cerdas Albertazzi

Miguel Herrera Gallegos

 

 

 

Centro de Conservación Patrimonio Cultural
Todos los derechos reservados San José Costa Rica